Palabras

 

¿Has oído hablar de la magia de las palabras?

Podemos destruir, animar, abrazar hasta recomponer con ellas.

Por eso, es una gran responsabilidad comunicar, dirigir a personas mediante las palabras, o simplemente “hablar sin pensar”.

El poder de las palabras nos da a entender un poco el por qué adoramos las frases motivadoras o las afirmaciones para empezar el día, o simplemente como un mantra.

Necesitamos agregar a nuestro vocabulario palabras que nos animen, inspiren y motiven a conseguir nuestros objetivos, sentirnos mejor, darnos aliento o sentir un poco de esperanza.

Hoy te compartiremos 3 palabras que necesitas agregar en tu día a día, para inspirarte y edificarte.

 

Aceptar

 

Aceptar, es una palabra preciosa. La utilizamos a la ligera, pero puede significar algo mucho más grande.

Aceptar a otros, la vida que nos tocó, asumir, responsabilizarse, comprometerse, recibir algo, reconocer algo fuera o dentro nuestro.

Aceptar no es resignarse, aceptar, es decir: “si, pero voy por más”

Cuando algo no salga como quieres, acepta. Cuando algo salga como tú quieras, acepta el mérito que te merece.

Aceptar tiene que ver con la liberación, la liviandad que nos deja en el cuerpo cuando aceptamos.

Practica aceptar, de corazón, en tu día a día. Verás como las cosas se tornan de otro color.

Proedad

 

Todas sabemos que quiere decir la palabra “antienvejecimiento”. Pero, ¿cuántas (fuera de la comunidad de Paymani) saben qué es proedad?

El movimiento proedad dice que abracemos los años con gracia, encanto, sin miedo y sin escondernos.

La vida es buena, y los años nos hacen expertos ¿por qué sería malo envejecer? La bondad no se detiene a los 30.

Hay muchas cosas buenas por vivir durante toda la vida, ¿porqué impedirnos ese deseo de vivir la vida como a nosotras nos gusta?

Ser proedad es aceptar un regalo que ya es tuyo.

Perspicacia

 

La perspicacia es parte de la sabiduría, al igual que la perspicacia, el conocimiento y la experiencia.

A medida que envejecemos, a medida que aprendemos y experimentamos más sobre el mundo, otras personas y nosotros mismos, nuestra perspicacia crece.

Con el tiempo y la experiencia llega la claridad que te ayuda a determinar el mejor camino para ti en cualquier circunstancia. 

Consiste en combinar la inteligencia, la experiencia, la intuición y el conocimiento para ver con claridad y elegir sabiamente.

También es algo que las mujeres Paymani tienen en abundancia.

La perspicacia porque nos recuerda la riqueza de la sabiduría y la perspicacia adquiridas con la edad y la experiencia.