Vivir en el presente

Nuestra vida está formada de distintas experiencias a lo largo de los años. Dichas experiencias nos pueden traer buenos o malos recuerdos, pero sin duda muchos de ellos, nos resultan un aprendizaje vital. Algunos otros pueden formar parte de un recuerdo doloroso.

Es aquí donde decimos que el pasado puede ser un recuerdo bache en nuestra vida, un hecho donde nos hicieron daño o cometimos un error que no podemos perdonarnos.

Para poder seguir adelante con nuestra vida, con nuevas experiencias, ser felices y dejar atrás malos recuerdos, es necesario soltar el pasado y vivir el presente, aun con todos los problemas que nos imponga.

Muchas personas, viven en el recuerdo y no pueden disfrutar del ahora, de los nuevos aprendizajes, las nuevas personas que nos trae y también las nuevas alegrías.

Soltar el pasado para ser feliz

  1. Perdónate a ti misma: primero a ti y después a los implicados en ese mal recuerdo. Hay mucha gente que se niega a perdonar, pero en cuanto perdonas, dejas de arrastrar una mochila muy pesada para ti y liberas esa mochila para cargar nuevos recuerdos. Perdonar es sano para ti, no para los demás.

Dándole la libertad a otros, que es dejando ir, recuperamos nuestra libertad. – Aleksandra Ninkovic

  1. ¿Qué te enseñó?: todo sirve o pasa por algo, otras veces no hay explicación. Pero nunca volvemos a ser las mismas personas desde que eso pasó. Este ejercicio es para que entiendas y te veas como una persona distinta.

vivir en el presente

 

  1. No te juzgues: somos humanas y nos pasan muchas cosas, reaccionamos de la manera que podemos a diferentes situaciones (y nos seguirá pasando)

  2. Disfruta de los detalles mínimos: como un niño, que disfruta de las pequeñas cosas o ríe a carcajadas porque le hacemos caras graciosas. A veces es necesario tomarse la vida como un juego.

 

 

Ejercita vivir en el presente

 

Esto no es cosa de un momento y lleva su tiempo, ejercicio y en muchos casos ayuda profesional. No queremos decir con liviandad “vive el presente” porque somos conscientes que no siempre es tan fácil como decirlo.

Pero tenemos claro que el futuro es incierto y el pasado es algo que no podemos cambiar. Por eso decimos que ejercites aun más el vivir en el presente, porque no hay mejor forma de vivir la vida.

 

 

Prioriza tu vida para poder vivir de una manera más positiva y conectada. En nuestra sociedad, muchas de las acciones o actividades diarias que realizamos nos dejan agotadas física y psicológicamente, como resultado obtenemos pensamientos y emociones negativas.

Tener un espacio en tu día a día donde puedas llamarlo “tu refugio” te será de mucha ayuda para bajar revoluciones y conectar contigo misma.

 

Pon orden en tu vida, espacios y agenda. Más de una vez, una casa desordenada nos desordena mucho la mente, y también trae muchos pensamientos negativos. Lo mismo pasa cuando tenemos desorden en nuestra dieta, sueño, agenda, etc.

Empieza por poner orden, para que tus ideas y pensamientos también estén alineados con el presente.

 

Cuando tengas un mal día, pregúntate: ¿Qué me pasa? Cuando estamos abrumadas, nos enojamos con nuestra familia, sentimos angustia, etc. hay una razón y nos engañamos a nosotras mismas diciendo que ¡no sabemos lo que nos pasa! Lo que no sabemos es parar y escucharnos sin juzgar.

Todo esto nos ayudará a conectarnos con nosotras mismas y así vivir en el presente con menos peso, más livianas en el camino y con mucho por disfrutar.

 

¿Vives en el presente? ¿Te escuchas?

Te leemos en los comentarios