El codo es la zona del brazo donde la piel es más gruesa. En los codos existe una mayor acumulación de melanina, un pigmento que nos protege y permite ponernos morenos. Este pigmento tiende a secarse y se oscurece fácilmente.

Existen muchos otros factores que provocan también la sequedad de los codos y su oscurecimiento, como lo son:

  • El constante movimiento al que están sometidos los codos, al igual que las rodillas, hace que la piel se contraiga constantemente, favoreciendo el oscurecimiento de la piel.
    La costumbre de apoyar los codos en cualquier superficie, junto al roce diario de la ropa, provocan el desgaste de esta zona del brazo, favoreciendo su oscurecimiento.
  • Exponernos constantemente al sol provoca que la melanina oscurezca nuestra piel y que se oscurezcan nuestros codos.
  • Los cambios constantes de temperatura también son importantes, ya que provocan la pérdida de agua y grasa de nuestra piel, provocando la deshidratación de nuestros codos.

Es importante no utilizar la “Piedra Pomez” en los codos, ya que está diseñada para las durezas, no para los agrietamientos, ya que podemos acabar haciéndonos sangre.

Para tener unos codos suaves y libres de complejos, seguiremos tres sencillos pasos:

Paso 1: “Exfolia”:

Para exfoliar de manera natural y sin dañar la piel, utilizaremos el Líquido Regulador-Limpiador (Balance Liquid), que gracias a su fermentación de frutos dulce, alcaliniza la piel, y exfolia de manera natural. El Tónico Normalizante Natural eliminará las células muertas y facilitará la absorción de la crema (Paso 2).

Paso 2: “Nutre y Regenera”:

Una vez tengamos nuestra piel lista para absorber una crema, aplicaremos la Crema Corporal (Body Cream), que gracias a su composición de aceite de almendras dulces y aguacate, estimula la producción del colágeno en los tejidos, rejuveneciendo la piel de manera natural.

Paso 3: “Disfruta”:

Si seguimos los dos sencillos pasos anteriores, disfrutaremos de unos codos suaves, nutridos y libres de complejos.

Dejar respuesta